El solsticio de invierno

En esta obscura y larga noche,
encendemos las fogatas antiguas y luminosas.
En esta obscura y larga noche,
en las profundidades sembramos nuestras semillas.
Ellas que germinarán en grandes actos cuando la luz renazca.

Nutre hoy desde la noche obscura,
la raíz de la canción de tu alma.
Deja oír tu voz que no puede equivocarse.
Sigue tu verdad con la mente y el corazón.
Porque alegres nos encontramos y alegres nos separamos.

Canción Celta

 

Y con el “Sol Invictus” nacemos en La Nueva Tierra.

En la tradición antigua, en este solsticio de invierno, el día más oscuro del año, el sol inmóvil empieza una lucha de tres días con la oscuridad. Y el 25 de diciembre renace el Dios Sol, victorioso una vez más, para devolver a la Tierra la primavera y la vida.

En La Nueva Tierra Inicia el viaje a la luz, con todo y oscuridad. Inicia el reconocimiento en ti, el elegido que tú eres, el verdadero sol invicto.

Espavo

“Gracias por tomar tu poder”.

Equipo La Nueva Tierra

La Tierra ha cambiado. La consciencia ha cambiado. Hoy realmente estamos viviendo en una Nueva Tierra.

Desde siempre, los Maestros Ascendidos, una vez lograda su iluminación, han tenido que dejar la Tierra porque simplemente la Tierra no podía sostener su vibración. Pero, la gran hermandad que somos los humanos hemos crecido lo suficiente como para cambiar eso. Hemos logrado mover nuestra consciencia y con ello cambiar la frecuencia misma de nuestro planeta.

Este es el renacimiento de la Tierra, la era de los Maestros. El momento en el que ellos pueden volver para encarnar entre nosotros y gozar la experiencia de la vida siendo un Maestro, pero más aún, el momento en el que cada uno de nosotros estamos eligiendo tomar nuestra maestría y hacer justo eso mismo; vivir la experiencia de la vida siendo un Maestro.