El Regalo del Amor

Integrando las energías sagradas de lo masculino y lo femenino.

El Regalo del Amor Final
Presentado por La Nueva Tierra con canalizaciones en vivo de Adam, Isis, Aidamis, Yeshua, Marit y Kryon.
22 marzo 2015 12:00
al 25 marzo 2015 2:00
Nirvana Restaurant & Retreat “Heaven on Earth”, San Miguel de Allende, Guanajuato, México
4 482,76 MXN por unidad
Este producto ya no se encuentra a la venta

El amor no es una energía y tampoco es una parte de la consciencia. El amor no existe por sí mismo y tampoco fue creado con un propósito de crecimiento o de enseñanza. El amor fue algo que nos sucedió; UNA EXPERIENCIA.

El regalo del amor fue el inesperado resultado del encuentro de los dos aspectos fundamentales de nuestra consciencia: lo femenino (Isis) y lo masculino (Adam).

Este maravilloso encuentro ocurrió la primera vez que el espíritu se reconoció, se miró y quedó enamorado. El momento en que sintió su propia presencia en los ojos de su otro yo: Adam mirando a Isis por primera vez.

Fue un chispazo, un estallido de tal magnitud que fue capaz de atraer a toda la energía y liberarla en un infinito impulso creador de gozo, porque el espíritu se podía ver y lo que vio, en esa primera experiencia, fue el AMOR.

La experiencia humana del amor en todas sus infinitas manifestaciones ha sido la historia del encuentro con nuestra propia divinidad a través de los ojos de otro. Desde entonces y hasta hoy, seguimos enamorándonos cuando nos encontramos a nosotros mismos a través de otro ser humano sin importar si se trata de un padre, una madre, un hijo, un amigo o un amante. Los vemos y nos vemos.

El amor es el regalo del encuentro y en su explosión infunde a la consciencia e infunde a las energías. Cuando logras enamorarte de ti mismo, el amor brota de ti sin necesidad de que haya alguien más porque tú eres ese “alguien más” que te inspira, te motiva y te llena. Te conviertes en la fuente de la cual nace y renace el amor que no necesita tomar de otros pero que como un vaso hasta el tope, se derrama y se da sin condición a todo y a todos; a tu mundo, a tu experiencia y la de todos aquellos con quienes la compartes.

Hoy te invitamos a enamorarte de ti, a darte permiso de verte a ti y a tu divinidad, mirándote a través de tus propios ojos. Te invitamos conocer e integrar a tu propio femenino (Isis) y tu propio masculino (Adam) desvaneciendo la ilusión de que están separados en ti.

Aqui va el cuadro de actividades

Aqui va el mapa

Temas de inversión

Cancelaciones

Nota de descargo