El 2015: La Segunda Era de las Luces

Segundo mensaje para La Nueva Tierra por Kuthumi.

Aurora Boreal
Kuthumi nos comparte cómo las energías de este 2015 están aquí para apoyar caminos de maestría mucho más amables, gozosos y llenos de gracia; la era del sufrimiento y del sacrificio acabó.
Pilar Acevedo
Kuthumi
26 marzo 2015

Namaste…

Namaste…

El día de hoy me siento honrado, porque hoy he sido invitado de una forma especial. Hoy he sido invitado para hablar para el portal de La Nueva Tierra. Así que espero sea transcrito puntualmente porque la audiencia es mucho más grande. Siéntanla. Espero que se den cuenta que nuestra audiencia es más grande este día. 

Estamos permitiendo, en presencia, a todos aquellos que eventualmente harán contacto con estos mensajes. Gracias a su tecnología, los mensajes pueden llegar y traspasar las barreras del tiempo, del espacio ¿Y todavía me preguntan cómo es esto del mundo multidimensional?

Así traspasando las fronteras del tiempo, del espacio, tocando a la conciencia. Quizá, veinte años después de ahora, la pequeña que hoy nos acompaña lo va a estar leyendo. En unos años, quién sabe, ¿por qué no? Y estos mensajes seguirán siendo vigentes entonces, tanto como lo son hoy el 2015.  

Este 2015 tiene una energía espectacular y es por eso que hemos traído a todo este grupo humano en consciencia, porque queremos hablar del 2015 y queremos hablar de estos devenires del espíritu. Este  2015 tiene una energía fuerte, la han estado sintiendo, tiene una energía cambiante y cambiadora (se ríe). 

El 2015 tiene un potencial extraordinario así que ya basta… se los hemos dicho antes, pero nunca con estas exactas palabras. Hoy, mi mensaje para ustedes es ya basta. Hoy les diré, ya estuvo bueno de sufrir, de estas palabras a medias, casi contentos pero no del todo. No puede ser más. Verán, venimos anunciándole a los humanos que esta es la era de los maestros y de la conciencia. ¡Ya está aquí! Pero ustedes, son nuestras pancartas al mundo queridos míos. Ustedes son nuestros anuncios vivientes. Piénsenlo un poco.

Y les diré una cosa, si antes no sonaba atractivo, mucho menos ahora, ¿por qué aventurarse en un camino de espiritualidad?  Si eso si significa sufrimiento, aislamiento, trabajo, pobreza, obediencia. ¿Cuántos otros votos han dejado por allí, en la búsqueda del espíritu? ¿Lo habían pensado antes? Y yo les digo hoy, junto con todos sus amigos del otro lado del velo y con todos  aquellos que escucharán después estas palabras… porque hoy no vengo solo, pueden sentir la presencia de sus otros amigos conmigo.

Así que ya estuvo bueno ¿no creen? ¡Ya basta! Este es el momento en que ustedes, nuestros anuncios vivientes, nuestros maestros en la Tierra, empiecen a demostrar que la maestría es deseable. Porque les voy a decir una cosa, cuando yo regrese y voy a regresar un día, no quiero ejemplos como esos… ya no, eso es vieja energía. Aislarse del mundo ¿para qué? Si es tan bonito estar en el mundo. Para eso han venido, ¡para estar en el mundo! Para estar con y entre los otros, para tener fiestas, para comer, bailar, amar y disfrutar. Vivir en la pobreza o en la carencia no ocurre, simplemente no ocurre cuando un maestro está viviendo en la ilimitada expresión de su espíritu. 

Aquello, lo que un maestro es, es todos las posibilidades juntas aquí y ahora y la habilidad para hacer con eso elecciones conscientes. No podemos seguir con maestros a medias; medios felices, medios vivos, medio quieren y medio no quieren, medio abundantes y de repente ya no tanto. Maestros a medias que tienen cuando algo los apasiona pero que pierden su pasión y se pierden.

Ya no podemos hacer esto, ¿ven? Ustedes son nuestra voz ante el mundo y el Concilio de Maestros hoy trae a ustedes una petición muy especial: que se regalen una maestría elegante, llena de gracia, fácil, dulce y divertida. Que sean dueños de su vida, de sus cuerpos, de su experiencia, de su abundancia y que la gocen.

Hasta hoy, y sé que lo hemos dicho antes, pero lo voy a decir para el público que va a escuchar estas palabras después. Hasta hoy, los caminos espirituales han sido sacrificadores y sacrificados. En muchos sentidos el sacrificio era considerado… si están sintiendo la energía de Yeshua es muy pertinente, Él está aquí hoy. Parece que tiene especial predilección por estar aquí y compartir éste espacio, pero bueno, lo toleraremos (se ríe). Le gusta estar con ustedes y le interesa este tema en particular, yo he sido sólo el portavoz en esta ocasión.

Hasta hoy han usado al sacrificio como una herramienta para acercarse a lo divino, como una forma de rendirse ante la divinidad y hacerse dignos de ella. Lo hacen porque se consideran malos e imperfectos. Sienten que tienen que ganarse el favor divino, sienten que deben castigarse por ser indignos… Muy, muy triste.

Han tenido que encontrar la espiritualidad a  través del sacrificio y no hablo solo ustedes como herederos de la  tradición cristiana, católica o judía. Todos, todos los hombres lo han hecho igual. Piensen por ejemplo en sus aztecas aquí en México. Lo hicieron igual. Aquellos que entraban en estados profundos de la conciencia y la divinidad, lastimaban sus cuerpos, hacían sacrificios y perforaban sus manos y se sangraban y hacían ayunos. Los chamanes hacen eso todavía hoy. Los santos, los brujos, hacen las mismas cosas, se flagelan, se lastiman o viven en pobreza o viven en esta especie de abundancia ambivalente que han creado ahora donde de repente tienen mucho y de repente no tienen nada y otra vez hay mucho y luego nada.

Todavía hoy todas las tradiciones que tienen que ver con el mundo cristico tienen que ver con el sacrificio. Es la enseñanza principal. Nadie se libra. Ninguna de todas estas tradiciones y religiones se libra. Siempre hay un sacrificio y el sacrificio era la forma de comunicarse con lo divino. Antiguamente esa era la forma de comunicarse con lo divino, renunciar a lo humano para acceder a lo divino, ese era el sentido del sacrificio, muy viejo ¿no?, muy viejo. 

En mi tradición, en la India, vivimos sacrificios tan profundamente arraigados a la cultura, que la gente ni siquiera se da cuenta. Viven en estados de profunda pobreza, convencidos de que ése es su lugar en el mundo y además no pueden cambiar de status. La posición social está radicalmente delimitada y aunque todo eso ha servido un propósito, hoy yo vengo a decirles: Maestros, en nombre del Concilio Carmesí no más, no más. 

La era del sacrificio se acabó, la declaramos terminada. El contacto con lo divino, es el contacto con lo humano. La puerta de entrada debe ser la puerta de salida. La puerta de entrada a esta aventura es la experiencia a través de sus cuerpos físicos y de su humanidad y la puerta de salida es a través de su cuerpo físico y de su humanidad. No hay nada más sagrado que eso y nada mas divino que eso. La divinidad está ahí, esperando para ser reconocida a través de esa misma puerta, de su puerta humana. Esta es la reivindicación de aquello que es humano, aquello que es divino vendrá siempre a través de lo humano.

Hasta ahora, allá afuera, habían estado viviendo constantemente... Está bien, está bien… Pilar está regañándome ahora… corregiremos un poco. Hasta hoy es  mucho decir, hasta hace 20 años tal vez, habían estado viviendo constantemente escuchando que había que renunciar a lo humano para poder acceder a lo divino y con ello renunciaron a la abundancia, renunciaron a la compañía de otros humanos. Obsérvense, observen sus vidas. A veces han llegado a estar muy aislados en función de un camino muy legítimo de la divinidad. Han renunciado al placer en todos sus sentidos, el placer ha sido incluso considerado como el origen de todos los males, cuando es lo más espiritual que existe. El gozo es lo más espiritual que existe. "Pero Kuthumi, el gozo puede perdernos de la divinidad, nos distrae y ofende a Dios." ¡No más! 

Hoy estamos inaugurando una nueva era, bueno hace dos años en realidad, pero de este lado del velo seguimos de fiesta. El 2015 trae esa energía de equilibrio entre ambos estados, lo humano y lo divino.

Empiezan a encontrar su estado de equilibrio. No pueden ni deben, ni es deseable que renuncien a lo humano para acceder a lo divino, ni viceversa. Ni siquiera aquellos que no están en un camino claramente espiritual dejan de estar en el espíritu, nunca ha dejado ser parte de su existencia, ni siquiera la gente que se considera gnóstica o no creyente o científico, acaba siempre por regresar en algún momento al contacto de su divinidad. Nadie lo tiene perdido, nadie créanme, ni un ladrón, ni un asesino, nadie. Ninguna de las experiencias, aún las más terribles experiencias humanas, están ajenas para el Espíritu. Es sólo que su divinidad no había estado reconocida y ésta vez está profundamente reconocida y eso es gracias a ustedes, ustedes son nuestra generación de humanos que está abriendo campo para otros humanos. Ya se sacrificaron antes… no más.

Ustedes son nuestro anuncio para otros. Créanme, nadie allá afuera va a querer entrar a un camino de divinidad si esto significa pobreza. Dirán: "Ah, yo sí quiero entrar al camino del espíritu, pero no para renunciar a mi salud, a mi familia, ni a mi dinero, ni a mi bienestar, ni al gozo". No están dispuestos a hacerlo, el humano moderno sabe mejor que eso, ya lo comprendió en algún nivel. Es por eso que les confunden mucho los dogmas de todas las religiones allá afuera. Están confundidos porque sienten que algo ahí ya no está bien.

Es imposible que el hombre se aleje de su divinidad, haga lo que haga porque esencialmente es un ser divino, no hay manera. Pueden ignorar a su divinidad, pero no pueden perderla. Sin embargo, se enfrascan en las cosas humanas y eventualmente piensan que han fallado, que han sido malos, pecadores, injustos y que no merecen ser amados por Dios.

Les voy a contar un secretito que me pide Marit (María Magdalena) que les diga: “Cuando crees que no mereces ser amado, rechazas el amor que incondicionalmente está ahí para ti, lo alejas de ti y no lo recibes. Entonces, ¿no es tuyo o simplemente no lo aceptas? Cuando lo aceptas, a pesar de todo lo que piensas de ti mismo, entonces se manifiesta y tú lo reconoces; eres tú, es Dios. Yeshua siempre dice Dios te ama a pesar de todo. Déjate Amar.”

Por fin hoy, mis amados humanos, la divinidad empieza a estar reconocida. Se reconocen humanos y se reconocen divinos y se reconocen más allá de cualquier dogma y eso es un camino de maestría. Pero ustedes maestros tienen algunos viejos hábitos que romper. Tienen que aprender cómo hacer esto de ser felices, gozosos, elegantemente dichosos. 

Caminar en la humanidad y en la divinidad con todo y mostrárselo al mundo. Porque ustedes son el ejemplo de otros, ¿ya lo vieron? Y no quiero caer en esas ideas muy antiguas y dañinas: “bueno si tiene dinero es que no está en la divinidad…” ahora al revés, "si tiene dinero es que está en la divinidad y si es pobre es que ya no está en la divinidad", todos esos son sólo absurdos sistemas de creencias.

No tengan dinero, tengan abundancia. Hemos hablado tanto de la abundancia y la abundancia está mal entendida, la gente lo quiere entender como riqueza, pero no es riqueza en términos de dinero es riqueza en términos de experiencia. La abundancia es una gama enorme de posibilidades de las que pueden elegir todo el tiempo, el dinero sólo es un medio, ¿para qué es una gama de posibilidades?  Para ir y venir y viajar y divertirse y estudiar y cualquier cosa que se les ocurra. Han dividido el mundo entre el deber y el ser, entre lo que se supone que tienen que hacer y lo que se supone que pueden gozar. 

Mis queridos, queridos, humanos. Hay tanto gozo en las cosas que hacen, en las cosas que ahorita están en esas cajas del deber y sólo no son gozosas porque las tienen metidas allí, definidas como deber. ¿Ya vieron?, es una forma de conceptualizar su vida, demasiado rota en dos. O es deber o es placer. ¿Qué tal si placer es todo y deber no es nada? Porque aún cuando asumen una responsabilidad, si lo hacen por gozo es todo menos un “deber”, es un gozo.  

Qué tal si el dinero no representa otra cosa que un medio para la experiencia, pueden tenerlo todo, lo que quieran, todo el tiempo y los medios para tener, todo el tiempo y no necesitan tener cuentas bancarias exorbitantes para eso. Sólo fluir con su propia experiencia. Pero este tipo de conceptos hoy, nuevos e integrados, no existían antes. Antes tenían esta división de cosas y por eso vivían en medio de las dos en un drama o “acá o acá”  o “humano o divino”. Y hoy son humanos divinos, no son una cosa o son otra. Pero ustedes son… lo voy a seguir repitiendo una y otra vez, son nuestro ejemplo allá fuera. Ustedes tienen que ser Maestros gozosos, felices, capaces de verse en todos los planos de su existencia; multidimensionales, capaces de ver todas las facetas de su existencia.  

Es maravilloso. Por ejemplo, hoy que tenemos la visita de la pequeñita que ya nos sacaron allá afuera. Porque antiguamente no hubiera pasado una cosa así ¿no?, los niños deben estar afuera porque los adultos tienen que hablar de cosas serias y hoy tampoco es así. Esta es una invitación a que no vuelva a ser así nunca.  No hay nada más espiritual que lo que está ocurriendo allá afuera entre la abuela y la nieta, jugando. No hay nada más profundo, ni más espiritual. Comparten ese gozo tan sencillo. El gozo no es irse necesariamente a la Riviera Francesa, aunque podría ser ¿por qué no? Es eso que ven allá afuera… eso es gozo y nos conmueve a todos profundamente de este lado del velo, por su sencillez  y por su profundidad.

Y uno no pensaría que un niño puede estar presente en una actividad espiritual, porque le sobrepasa; es muy chiquita y ¿qué tal si yo les digo que es su presencia la que está moviendo la energía en este lugar? ¿Y qué tal si yo les digo que es un alma vieja, que ha caminado por tantos y tantos caminos y que no está aquí por casualidad, sino porque quiere estar aquí? Y no importa que ella esté haciendo ruiditos de bebé, su presencia está aquí. Está escuchando esto y está accediendo a esta energía, porque ella quiere saber, antes del año de edad, que ésta vez su maestría será muy divertida, que ésta vez ella puede ser las dos cosas y que no tiene que renunciar a nada, que tiene la posibilidad de serlo todo al mismo tiempo. ¿Por qué estaría entonces un bebé con nosotros hoy, si no fuera parte de esta experiencia?

Les hemos explicado mil veces que esto que está aquí es la unión de las conciencias, ¿por qué tendríamos que dejar fuera su conciencia, sólo porque tiene un año? Cuando su conciencia es uno de los pivotes de este mensaje de hoy. Uno de los grandes elementos del cambio, porque ella no tiene todavía todo este bagaje. Ella no ha vivido por allí lo suficiente todavía para aprender sistemas de creencias, viene en un estado de alma y cuerpo mucho más integrado y no necesita pasar por todos esos sistemas de creencias ahora. Puede abrazar el nuevo mundo y puede abrazar la nueva espiritualidad desde este momento y compartirla con nosotros, así desde ahorita, con esa sencillez. Pero lo sencillo se le complica a la mente humana, cuando hablamos de sencillo la mente lo rechaza, esto no puede ser así tan fácil, ¡no puede ser! 

Entonces, cuando hablamos de cosas como la abundancia es tuya, sólo tienes que recibir, ni siquiera crearla, sólo recibirla y entonces se complican y empiezan a pensar y empiezan a darle vueltas y empiezan a crear toda esta serie de cosas en sus cabezas. ¿Por qué no puede ser tan fácil?

Hace dos minutos estaban hablando de lo complejo de los dogmas, de las religiones. Esto tienen que editarlo para su página, no podemos hablar de lo complicado de las religiones, pero las religiones hacen muy pesado el acceso a lo divino, complejo, disciplinado y metódico. ¿Por qué no puede ser sencillo? Porque su mente no lo acepta como sencillo. ¿Por qué no puede ser fácil, gozoso, abundante? Porque su mente no lo acepta. 

Pero el 2015 viene como una energía que soporta brutalmente este cambio, aquellos que están como ustedes en este camino de Maestría, 2015 les presenta... no se dejen engañar, ¿cuántas veces les he dicho “las cosas no son lo que parecen”?  Entiendo que están viviendo crisis políticas allá afuera, crisis económicas. Las cosas no son lo que parecen, ésta energía viene a soportar las conciencias expandidas de los Maestros. Si tan solo se salen de la caja, encontrarán que hay un soporte  brutal en este 2015, es sólo cuando tratan de pensarlo, estructurarlo y hacerlo muy lineal, que la energía se vuelve muy pesada. Es cuando ustedes entran en esta dinámica de flujo que la energía tiene un gran soporte, entonces sólo tienen que relajarse, dejar ir todos estos pensamientos y permitir.

Y cuando lo permiten allí está su respuesta. El 2015 es la energía… déjenme ver...  “es la segunda era de las luces”, ya hubo una hace tiempo, es el momento de la certeza, así que maestros, usen las herramientas que tienen, entréguense a la certeza, cuando estén en duda reciban la certeza. Nunca como ahora hay tal soporte a la conciencia, esta es la era de los maestros y del otro lado estamos dispuestos a hacer de todos ustedes reyes y reinas de la creación… ya provoque más de una carcajada del otro lado del velo… ¡Aja!  ¡Aja! Como si se fueran a dejar.

Pero estamos aquí para ayudarlos y este año está aquí para soportar eso, sin importar lo que parezca que está ocurriendo. Las energías de este ciclo, están aquí para soportar a los Maestros, soportar está entendido como apoyar a los maestros que están dispuestos a ser maestros. A vivir así fácil, en esa maestría de lo humano y lo divino.  

Créanme, se los digo hoy y eso sí que quede registrado en el acta, no lo quiten: aquél que renuncie a lo humano, nunca jamás llegara a la maestría y pasará vidas y vidas tratando de resolver esa ecuación y no lo va a lograr. Hoy yo les digo que sólo ustedes, cuando aceptan su humanidad… Espero que estén escuchando la voz de Yeshua aquí metiéndose en mi mensaje todo el tiempo jajaja….  cuando aceptan su humanidad, su maestría se vuelve evidente. 

La razón por la cual tantos humanos, que uno pensaría "claro, están en la humanidad", no están en su maestría, es sencilla: están viviéndose como humanos sin aceptar su humanidad. "Ah, ¿cómo es esto Kuthumi?, está muy raro". Se los voy a explicar: cuando ustedes están en su humanidad el 90% de los humanos allá afuera... (allá esta Adamus interviniendo en nuestra platica y dijo que 90% no es correcto, que debería ser algo como 98% de los humanos allá afuera)... cuando están en la experiencia de lo humano, sólo están en lo humano, pero lo siguen considerando imperfecto, no divino, erróneo, capaz de equivocarse. No necesariamente lo juzgan todo el tiempo, pero si uno les preguntara, todos ellos les dirían "Dios (que esta además está allá afuera en algún lugar) tal vez encontraría que yo no soy perfecto".

¿Ya vieron cómo se maneja la conciencia? Y todos la manejan así, se consideran imperfectos, no están abrazando su humanidad ni comprendiéndola, la están sobrellevando en su infinita imperfección, pero no la están abrazando, ni la están amando ni la están aceptando como la puerta de entrada y la puerta de salida.

Y es cuando entran en este amor de ustedes y empiezan a vivir su humanidad como perfecta, entonces les muestra su maestría. Una vez más lo digo para que quede registrado: no hay manera de acceder a la maestría, si no abrazan su humanidad, cuanto más la rechazan más se alejan de su maestría, si rechazan sus apetitos humanos, están rechazándose ustedes, si los juzgan como malos están rechazando quizá las experiencias más bellas que el espíritu puede tener, si rechazan sus pensamientos por ejemplo y los juzgan como malos, están rechazando a su mente y a su humanidad y por lo tanto nunca van acallar esos juicios en su cabeza, nunca llegarán a un estado de compasión; es cuando los aceptan y los aman y dicen "ah, claro es que soy humano", y lo aman, es que se transforman en compasión. Nunca podrán aceptar otro humano y amarlo incondicionalmente hasta que no se acepten y se amen incondicionalmente ustedes.

Así que en este camino déjenme contarles la historia de todos ustedes, porque a eso vine a contarles una historia y la historia de todos ustedes es más o menos como sigue: todos ustedes vivieron muchas vidas como humanos aceptando la divinidad impuesta como status quo en cualquier lugar, no sé en Egipto, en Babilonia, en Rusia, en cualquier lugar que se les ocurra y pensando en adorar y honrar las reglas que dan conocimiento a lo divino y lo hicieron muchas veces, pero en alguna de sus vidas, decidieron "no más, yo tengo que reconocer esto por mí, tengo que aprender YO", e iniciaron un sinnúmero de caminos que hoy consideran iniciáticos, incluso dentro de las religiones, cosas como monasterios, cosas como escuelas iniciáticas  o escuelas de misterios y todos ustedes emprendieron el camino allí y déjenme decirles lo que esa experiencia les dejó, les dejo el deseo de hacerlo solos.

Así que escuchen bien porque esto es lo que ustedes están cargando todavía hoy, el deseo de hacerlo por ustedes mismos, y con lo mucho que honramos y apreciamos eso, se cerraron, ustedes quisieron experimentar y mientras más quisieron saber de lo divino, más se centraron sólo en ustedes y empezaron a rechazar de una forma u otra todo lo demás… y entiendo, tu mirada en esta vida no es igual, pero escuchen esta historia porque está siendo resonante, desearon hacerlo por ustedes mismos, desearon estar allí, experimentarlo, saber qué era lo divino por sus propios medios. Hoy todavía hay residuos en sus personalidades actuales que tienen familia y que les gusta estar con otros humanos y sin embargo son personalidades recias, fuertes, que saben lo que quieren y que buscan darse a ustedes estas experiencias.

Entonces, en su afán por encontrar la divinidad bajo sus propios medios, de una forma se han aislado de los grupos humanos que les han amado, de una forma u otra han ido bloqueando cualquier cosa que signifique "lo tienes que hacer de este modo" y han ido quitando de su camino todas esas influencias para hacerlo solos, pero la experiencia no está reconocida. Es hasta que ustedes reconocen que ya encontraron lo que estaban buscando que pueden volverlo a abrir, muchos de ustedes no necesariamente ustedes en este momento pero estamos hablando de un público mucho mas grande, muchísimos de ustedes viven en profunda soledad sin importar que estén rodeados de otros y no toleran que nadie les diga cómo hacer algo o cuándo hacerlo.

No soportan fácilmente que alguien les diga cómo ser asistidos, porque un día dijeron "yo voy hacer esto solo"  y he aquí que siguen intentando hacerlo solos. Pero un maestro, y esto si es muy importante que lo sepan todos, PERMITE QUE TODO LE SIRVA, Han recorrido el camino de la divinidad siendo sirvientes de otros porque el sacrificio, que primero era el sacrificio del borrego y el sacrificio de la paloma y el sacrificio del diezmo y todos estos sacrificios, se convirtió en el sacrificio de ustedes mismos, entonces primero YO hago solo y después ahora yo hago para los demás y ahora sí van a empezar a sentir la resonancia de mis palabras. 

Se han entregado a otros pero no han permitido que otros se entreguen a ustedes, ustedes sirven incondicionalmente a todo lo que aman, a todos los que aman, se entregan a esas cosas, pero no permiten los servicios de regreso, difícilmente lo permiten. ¿Se permiten ser amados? Mhmm. A veces nosotros cuestionamos eso también porque más bien miden el amor por el amor que dan y no por el que reciben. Todo el tiempo están dando y dando y sacrificándose ustedes, inmolándose ustedes para la divinidad. ¿Ya vieron? Están en un constante dar y hoy eso se termina.

!Híjole!, más de uno levantó la ceja del otro lado del velo..  todo el público de La Nueva Tierra acaba de levantar la ceja… Hoy eso se termina. ¿Por qué se tiene que terminar? Porque ustedes maestros, están para ser servidos, todas las energías están para servirles. ¿Eso significa que nunca jamás haré nada por nadie Kuthumi? Eso significa que todo lo que hagan ésta vez sí será incondicional, porque ustedes permiten que todo les sirva. Esto es un concepto muy difícil para poner en una página allá afuera y pretender que otros allá afuera lo entiendan...

Pero voy a explicarlo lo mejor que pueda y después los voy a dejar con la duda. A los que no lo puedan comprender, ni modo. Jajaja. Cuando ustedes reconocen su maestría se permiten ser servidos, sólo si lo permiten y hasta hoy el paradigma ha sido no permitirlo. ¿Qué es lo que no permito? Otros humanos, a veces, pero sobre todo, todas las energías. Cuando ustedes hablan de las sinergias, de que el universo se confabula para ayudarlos, no es otra cosa que su conciencia permitiendo a la energía servirles, pero a veces sólo permiten una cosa un tantito, un poquito, porque si permiten todo sería demasiado, "tal vez se me salga de las manos"...  ¿Van siguiéndome  aquí?

Entonces van a todas estas escuelas de abundancia y a todos esos trucos mágicos y a los chamanes, porque quieren permitir que la energía les sirva un tantito, porque si no les sirve un poquito se ahogan ustedes, pero no permiten el sentido de la energía como algo que está dado, no permiten sólo que les sirva. Y a veces las cosas vienen como el servicio de otro ser humano, donde se permiten ser asistidos por ese ser humano, a veces viene como dinero, a veces viene como un libro, a veces viene como una situación, pero son las energías sirviéndolos.

"El maestro permite que todo le sirva" es muy complejo de entender porque esto va contra la raíz de todas sus creencias. Ustedes estaban para servir a otros y de ese modo canjearse a la divinidad, ¿y su divinidad cuándo? Su divinidad está para ser servida, un maestro lo comprende y lo permite y venimos a decirles que es la era de los maestros, así que tienen que permitirse ser servidos y en ese mismo tenor de cosas, su pasión les lleva a servir a otros, estar al servicio de otros, pero esta vez no es un sacrificio, ¿lo ven? Es un servicio y lo dan por elección, no por obligación, ¿se acuerdan que hace dos minutos les estaba diciendo que el deber desaparece y el gozo se vuelve el TODO en  su movimiento? Eso hace un maestro, ¿ven cómo cambia su historia? Hasta hoy su historia había  estado comprometida al deber y al servicio, pero ser un sirviente no es ser.

Un servicio de sacrificio es "tengo que hacerlo, porque Dios me está viendo, porque mi moral me dice, porque se trata de alguien a quien se supone que tengo que ayudar o porque se supone que sí, bueno, tengo que ayudarlo". Dejen ir eso, dejen ir el sacrificio. Es la era del maestro... permitan que todo les sirva y ustedes nunca darán un servicio más pleno. ¿Ven cómo gira la rueda? Cambia todo este por qué hacen las cosas. Cambia de lugar, ¿lo ven? Pero sólo lo pueden hacer en compasión, cuando ustedes encuentran que son un maestro y abrazan su maestría. ¿Cómo hacer eso si no se llevan a su humanidad también?

Esto es un mensaje complejo, complejo… espero que deje suficientes preguntas allá afuera para que mueva la conciencia y otros se acerquen a este camino de una divinidad nueva que no tiene que ser adquirida ni a través del servicio o el sacrificio o la renuncia, que puede ser alcanzada gracias a su divinidad y no sólo a una divinidad ajena y lejana. Esta es la era de los maestros y ustedes maestros tienen que ser portadoras de esa voz, en su persona, en cómo se manejan, en cómo se mueven, en cómo viven, en cómo hablan ¿son o no son? Este es el momento en que tienen que tomar una decisión, ¿o qué nunca jamás van a decir “ya soy”? Les hemos venido diciendo ya en varias de sus juntas y les vamos a decir: sean maestros, no importa que no vean todas estas cosas ejercidas en su vida, decidan que sí son maestros y lo que viene a continuación llegará a su vidas,  ¿lo ven? El maestro siempre recibe, recibe, recibe y recibe...  

Es un concepto completamente diferente al que siempre han manejado, el sacrificio, el servicio, el dar, el renunciar a ustedes. Hoy les estamos pidiendo que renuncien al sacrificio y que abracen su maestría con gracia y con elegancia y que se permitan ser servidos, que permitan que todo lo que ocurra en sus vidas funcione a su favor. Sí es una renuncia, pero es una renuncia de otro tipo, renuncian a manipular, renuncian a forzar, renuncian a creer en el común denominador de todos los humanos, se vuelven únicos porque esta vez renuncian a controlar, sólo se permiten recibir. ¿Van viendo cómo funciona esta dinámica? Esta vez, maestras... una vez más acepten su maestría en recibir, el servicio es para ustedes y todos nosotros en el Crimson Council.

Les digo: es un placer estar a su servicio.

Namaste