El Infinito Laberinto de la Mente

Tercer mensaje para la Nueva Tierra por Kuthumi.

El Infinito Laberinto de la Mente
Kuthumi nos ofrece una novedosa aproximación al funcionamiento de la mente y nos regala con tres consejos prácticos para lograr una mente inspirada y emociones claras.
Pilar Acevedo
Kuthumi
19 mayo 2015

Namaste…

Namaste…

Namaste mis amados humanos, yo soy Kuthumi, a su servicio.

 

Les pido que tomen una profunda respiración y, antes incluso de empezar, reconozcan que estos mensajes no son sólo para ustedes, sino que van mucho más allá de ustedes. Sientan la presencia y la consciencia de aquellos que más adelante leerán o escucharan estos mensajes. Les pido que respiren y los reconozcan, porque es en el reconocimiento que la maestría se ejerce.

Esta, queridos míos, es la era de los maestros. Pero, no sólo de los maestros, sino de los maestros encarnados. El Profesor le ha llamado la era de la iluminación; la era del reconocimiento. El año en que logran finalmente este reconocimiento de su ser. ¿Qué es la iluminación si no el reconocimiento de ustedes mismos?

Reconocerse es hacerse dueños de su experiencia, pero no pueden hacer eso mientras tengan aspectos disociados y el aspecto disociado por excelencia en la experiencia humana es: LA MENTE.

La mente, que es el tema de todos los que están hoy trabajando con la conciencia. Todos aquellos que están trabajando con la conciencia, con la iluminación, mueren, sucumben a sus emociones y a sus pensamientos. Afrontan terribles guerras personales para tratar de controlar a su mente.  

Una vez más, pues lo hemos dicho ya tantas veces, el verdadero reto no es vencer sino rendirte a lo que eres, porque mientras pongas una pelea, las cosas seguirán igual. Estás poniendo una fuerza y hay una fuerza en contra y la pelea continúa.

Esta vez les presento con algunas herramientas prácticas, porque... así de lindo es Kuthumi con ustedes. 

Consejo número uno de Kuthumi, quien se perdió en los laberintos de su mente por más de dos años y salió de allí siendo un maestro ascendido… je, je, je.  Dejen  de pelear, está allí por una razón, ¿cómo creen que llega la iluminación a ustedes? 

La forma como interactúan con sus pensamientos es selectiva, responde a un juicio. Hay muchísimos pensamientos que aceptan y muchísimos que rechazan. Con sus emociones pasa exactamente lo mismo; hay cantidad de emociones que aceptan y cualquier cantidad de emociones que rechazan. Lo verdaderamente difícil es permitirlas, no hacer nada. ¡Permitirlas! Su mente se enferma porque está en un juego de comprensión constante, de definición. Se preguntan "¿por qué me molesta esta emoción?", y hacen una verdadera disección; van dale y dale con el pensamiento, con la emoción…

Y yo les voy a decir una cosa, hacer eso es como meterse en un laberinto de espejos, todo lo que ven es como un reflejo de ustedes mismos; unos gordos, unos flacos. Chocan contra las paredes porque no logran ver el camino. La mente es un laberinto de espejos, cuando se meten con ella es un laberinto de espejos, siempre se están viendo ustedes, facetas de ustedes mismos. El camino de salida es imposible de encontrar, a menos que cierren los ojos o apaguen las luces y entonces, siguiendo su intuición, salgan del otro lado.

Créanme, es mucho más fácil cuando se trata de la mente que del laberinto de espejos. Si tan solo se rinden. ¡Ah! pero rendirse es algo que tampoco saben hacer. Están condicionados a seguir peleando ¿lo ven? Están condicionados a tratar de definir y de redefinir sus historias personales, sus experiencias, sus pensamientos, sus emociones. Como policías de ustedes mismos, se vigilan todo el tiempo. 

Pero, me pregunto yo, ¿por dónde creen que llega la iluminación a ustedes? ¿Cómo llegan estos grandes momentos en donde sienten que todo el universo yace a sus pies y son maestros? La respuesta ahora es obvia: a través de una emoción y a través de un pensamiento.

¿Cómo llegan los mensajes, sino a través de estos pensamientos iluminados en estas emociones de plenitud? La iluminación es también su mente. Es también a través de su mente que logran el descubrimiento del ser. Cuando tan solo escuchan, cuando dejan de pelear, cuando se rinden.

Nuestro problema con la forma como trabajan con la mente es que acaban peleándose con ella. Hay días que sencillamente no se calla ¿sabían que pueden decirle “cállate”? ¿Lo han intentado alguna vez? Inténtenlo de vez en cuando, díganle: “a ver cállate, ya estás dando vueltas sobre lo mismo”. Tienen que aprender a hacer estos juegos con su mente, a salir de la guerra existencial que tienen con su mente.

Segundo consejo de Kuthumi: silencio, una respiración profunda y un sencillo “cállate”, está bien. Este consejo lo estoy tomando prestado del Gran Maestro Buda, pero igual funciona, je, je, je. Sólo tienen que saber que se puede.

Se puede, pueden decirle a una emoción algo como “no eres tan importante…”, ¿tampoco nunca lo han intentado? Se están perdiendo de algo bueno. ¿Saben qué hacen cuando sienten enojo, cuando sienten rechazo, cuando sienten molestia, incluso cuando sienten alegría o emoción? Lo único que hacen es jugar con la emoción, repetirla una y otra vez, para comprenderla o para revivirla.  

No la dejan ir y allí es donde su mente se enferma, por la repetición constante. Hace tiempo les dimos una imagen para reconocer esto y la voy a dejar aquí para la posteridad. ¿Saben qué hacen cuando reciclan un pensamiento o una emoción? Es como si comieran los desechos de su propio cuerpo, imagínense lo que eso haría a su estómago. Si comen los desechos de su propio cuerpo…  se enferma, exacto. Uff. 

Los pensamientos pasan, son y luego dejan de ser vigentes. 

Las emociones, son y luego dejan de ser vigentes.

Pero cuando la emoción es demasiado emocionante o demasiado confusa, la quieren repetir y la quieren repetir y la quieren repetir y reciclarla enferma a su mente. Su mente se vuelve este laberinto porque han reciclado demasiados pensamientos y han reciclado demasiadas emociones y el truco es permitir a su mente hacer lo que hace y equilibrarse sola.

Su mente no es otra cosa que ustedes mismos. No podrían iluminarse sin su cuerpo, es decir, no pueden ser maestros ascendidos sin su cuerpo y tampoco lo van a ser sin su mente. Háganse a la idea de una vez; un maestro ascendido lo es con todas las partes de su conciencia y una parte de su conciencia es su mente y una parte de su conciencia es su cuerpo. Ustedes son su cuerpo, no habitan su cuerpo, son su cuerpo.

Todo lo que son está contenido en cada una de las diminutas células de su cuerpo, en las fibras mismas de su ADN, pero también todo lo que son está contenido y reflejado en todos sus pensamientos y en todas sus emociones. Las rechazan porque las consideran malas, imperfectas, indeseables. 

Pocos de ustedes se toman un segundo para respirar y decir “pues sí, ese soy yo también”, y vean qué rápido pasa, se reequilibra ¿lo ven? ¿Saben lo que pasa cuando se pierden en su mente, cuando se preocupan? ¿Lo han notado? Cuando se preocupan, reciclan el mismo pensamiento, terriblemente negativo e insidioso, una y otra vez y se desequilibra.

Respira y déjalo entrar sin restricciones; se equilibra solo. 

Analiza, estudia, define, controla y preocúpate y verás cómo se desequilibra.

Cuando se angustian, reciclan los pensamientos y las emociones una y otra vez. La preocupación tendría que ser más un pensamiento y la angustia más una emoción, pero la reciclan y la reciclan porque piensan, sienten que son vulnerables y que si sueltan por un segundo su preocupación y entran en un estado de paz serían irresponsables.

Creen que si dejan ir no resolverían lo que tienen que resolver, que no estarían actuando sobre esto o aquello que es tan terrible. Es todo un reacondicionamiento el que requiere su mente, un cambio de programación, pero no un rechazo. Si están preocupados y respirando dejan ir ese pensamiento y entran a un estado de paz, todas sus defensas se prenden como focos y regresan a ese estado de preocupación. ¿Saben por qué? Porque sienten que están fallando si no están preocupados, sienten que están fallando si no están angustiados, han sido educados para estar constantemente tratando de resolver las cosas, no para equilibrarlas, no para hacerse dueños y permitirles resolverse ¿lo ven?

Pero hoy venimos a explicar que la mente no es algo que tengan que controlar, transcender, evitar o eliminar, es una parte de su conciencia. ¿Y qué hacen con las partes de su conciencia?: las integran. Y la forma de hacer eso de integrar es trayéndolo de vuelta a casa. 

Su mente no es grande, la han hecho grande. Ha estado abotagada y enferma porque ha tenido que tomar el control de las cosas que no le tocan. Pobrecita mente. Ya hablaremos intensamente sobre la naturaleza de su mente ¿qué les parece?

Así que cierren sus ojos si así lo desean. Tomen una profunda respiración. Vamos a entrar a su cuerpo físico. Respiren conmigo profundamente y déjense sentir su cuerpo físico. Lo pueden tocar si así lo desean, me encantaría que lo hicieran, tóquenlo, toquen su cuerpo, acarícienlo un poco. Sientan su cuerpo, es real, tal vez ahora mismo un poco tenso. 

Sientan su cuerpo, siéntanlo. Su cuerpo es suavecito, siéntanlo es suavecito. Je, je, je. Sin importar cuánto ejercicio hagan, es suavecito. Tiene una cierta maleabilidad, tiene una forma física permanente. Pongan atención, responde al toque, es suave, se expande y se contrae todo el tiempo.

Tiene una condición un tanto maleable, siéntanlo. Por dentro está vivo, qué poco reconocen eso. Ustedes están quietos respirando, en este estado de quietud sientan ese cuerpo vivo dentro de ustedes moviéndose.

La sangre circulando y los órganos haciendo lo que hacen. Millones de señales eléctricas recorriendo su cuerpo en este momento. Sientan su aura, su campo electromagnético está en movimiento y vivo, entra y sale de su cuerpo físico y está vivo, se expande y se contrae.

Cuando inhalan se expande, cuando exhalan se contrae, cientos de miles de señales electromagnéticas absolutamente imperceptibles para su estado de vigilia normal están allí en movimiento. 

Tómense un momento y siéntanse, no les estoy pidiendo que se fuguen al infinito. Les estoy pidiendo que entren al infinito de ustedes. El infinito no está afuera, el infinito está adentro.

El infinito de su propia conciencia está adentro, no afuera. Pueden expandirse tan grande como la creación misma y no será más que un fragmento del infinito del ser que hay en cada una de sus células.

Pero no se me pierdan, regresen, ¡regresen! Están en el infinito de ustedes y en ese infinito que está en ustedes pueden trasformar todo. Ahora reconozcan adentro y afuera de ustedes a su mente, esta energía que tanto mencionan es parte de su conciencia, que maneja sus vidas pero que no la conocen.

Yo los invito a respirar a su mente. ¡Respiren a su mente! Su mente contiene pensamientos y emociones, ¡respiren a su mente!, siéntanla, entra y sale de sus células, entra y sale. No sólo de su cabeza sino de todo su cuerpo, se expande y toma información de afuera y luego regresa.

Su mente no está quieta, está en movimiento todo el tiempo, trae la información de la experiencia humana del mundo físico y la trae a ustedes y luego regresa y se vuelve a expandir, y lo hace simultáneamente, de hecho, se expande y se contrae al mismo tiempo.

Su mente se alimenta de las experiencias que le dan a su vida. Cuando deciden no tener experiencias su mente se aburre y entonces busca sus propias experiencias, allí adentro de sí misma. 

Cuando están llenos de actividades pueden decir que son más claros porque no tienen tiempo de recrear estas emociones y esos pensamientos, están simplemente recibiendo de la experiencia y adquiriendo información y teniendo claridad. Así, una vez más, la recomendación de Kuthumi es dejen de luchar con su mente y salgan al mundo a tener sus propias experiencias, verán que su mente se equilibra sola.

Así que traigan ahora a su mente y métanla más que nunca dentro de su cuerpo. Reconozcan cómo entra a su cuerpo y todo son ustedes. Ahora inhalen ese aspecto que llaman mente, respírenlo e intégrenlo, no es más grande que ustedes y contiene a su conciencia. Ha sido creado por su conciencia como un mecanismo para la experiencia. Sus experiencias en este planeta se ordenan gracias a la mente, sus experiencias se retroalimentan unas a otras gracias a la mente.

Su mente trae sus experiencias físicas hasta la conciencia de su alma, de su ser. Hasta el fondo es conciencia y también es un mecanismo de transporte y la mayoría de las veces es un mecanismo de transporte al revés, desde su alma hasta su experiencia física, creando la experiencia, ¿ven cómo se mueve? Su mente está en movimiento igual que su cuerpo, se expande y se contrae.

Pueden expandir su mente y comprender el omniverso entero en una mente expandida. Pero también pueden internarse en ustedes y comprender al ser que ha creado a su mente en primer lugar. La mente no es su enemigo, sólo está realmente muy aburrida, reciclando las experiencias que no se renuevan.

En su infinita necesidad de recrear patrones, recrean y recrean sus vidas, una y otra vez de la misma forma. 

Su mente está entonces aburrida, no está inspirada y por lo tanto se pierde en sí misma. En lo que sí conoce de sí misma, que está ya muy visto, como una película vista mil veces. Tomen una profunda respiración; una, dos o tres y regresen aquí conmigo, no quiero que se me pierdan en esta energía, quiero que regresen aquí, que sigan presentes.

Su mente, el extraordinario mecanismo que es su mente y que les permite ordenar, reconocer y vivir la experiencia de la Tierra tanto como su cuerpo físico, está aburrida, aburridísima. Necesita ser inspirada, a veces hacen cosas como leer un libro, estudiar algo, viajar… ¿Han notado que cuando tienen experiencias su mente no se confunde tanto? ¿Han notado que cuando están allá afuera haciendo cosas diferentes, su mente y sus emociones son más claras? Están reciclando experiencias viejas y están reciclando emociones viejas ¡está aburrida! 

Su mente es un mecanismo de su conciencia, pero contiene conciencia. Estas dinámicas son difíciles de explicar con palabras humanas, porque es un mecanismo pero también es un contenedor de la conciencia, ¡es conciencia! Sin embargo, uno de sus atributos es ser una herramienta, como su cuerpo físico. Su cuerpo físico es conciencia y sin embargo es una herramienta de esta experiencia, -están demasiado acostumbrados a estas definiciones tan unilaterales, tan unidimensionales-... es las dos cosas, es más que eso de hecho, pero me limitaré a decir que es las dos cosas; la mente es un mecanismo de la conciencia pero es conciencia y se expande y se contrae y está a su servicio.

Así que antes de irme, el siguiente y último consejo de Kuthumi. La mente está a su servicio, tara, ta, tan…  ¿A que no sabían que su mente está a su servicio? Ustedes son víctimas de su mente, de una mente aburrida y reciclada, abotagada en sus propias emociones y en sus propios pensamientos. Pero su mente está allí para crear y servir, igual que todas las otras partes de su persona.  

Así que ahora en una profunda respiración, hoy, tomen a su mente con amor y a todo lo que su mente es y hace para ustedes. Reconózcanla, vamos a seguir los pasos de nuestra extraordinaria Gaia, reconozcan a la mente. 

Primero que nada es suya. En segundo lugar no es más grande que ustedes, reconozcan esos atributos. En tercer lugar, está allí para brindarles un servicio, es un mecanismo pero como es conciencia, también es creadora, la mente es creadora. Crea dimensiones, historias, recicla historias, recrea historias, la mente no tiene fin, porque fin no tiene la conciencia. Así que hoy reconozcan que está ante todo, a su servicio.  

Toda su iluminación, todo lo que pueden saber de ustedes, del universo de su experiencia en su maestría, puede venir a ustedes a través de una mente inspirada, de una emoción clara. 

Sólo tienen que darle, ahora sí, permiso. Denle a su mente permiso de ser y de servirles de una manera consciente, despierta, sin pelear. Ahora, mis amados, experimenten la gloria de una mente despierta, inspirada, que les sirve y que no es más grande que ustedes.

Está allí como parte de la extraordinaria experiencia de la Tierra. Se diluye cuando ustedes se convierten en maestros, se vuelve menos intensa, mucho más clara, porque no necesita hacer tantas cosas. Le quitan algunos de sus atributos y le dan otros. Lo experimentarán en su maestría y este reconocimiento del que hablamos. El reconocimiento de su ser también va a llegar a través de su mente y así como integrarán su cuerpo, integrarán su mente. 

Les dejo de tarea que se rindan a la mente, que dejen la luchar y que le digan a su mente bienvenida a casa. Regalen a su mente con el silencio y permitan a sus emociones la paz. Hoy su mente tiene permiso de ser clara.

Hagan de su mente y de su cuerpo un amigo, porque créanme, no van a lograr ser la totalidad de ustedes hasta que esos dos aspectos de su conciencia no queden profundamente integrados, verdaderamente integrados. Y con esta tarea yo los dejo. 

Yo soy Kuthumi,

Namaste